Cambiar Bañera por Ducha desde 495€ + IVA

Ofertas > CAMBIE SU BAÑERA VIEJA POR UN PLATO DE DUCHA DESDE 495 € + I.VA

Cambiar plato de ducha Eco desde 495 € + iva

Mano de obra:

  • Protección del suelo desde la entrada de la vivienda hasta la zona de trabajo (incluso el ascensor), y de los muebles y enseres.
  • En caso de tener una mampara, desmontaje y retirada de la misma.

  • Derribo y retirada de la bañera y los escombros.

  • Nivelado e impermeabilizado de la pared y la base del plato de ducha.

  • Instalación de un plato de ducha acrílico hasta 120 cm.

  • Adaptación del sistema de evacuación e instalación de una nueva válvula de desagüe de gran caudal.

  • Alicatado hasta la altura necesaria con el revestimiento elegido por el cliente (máximo 3 m2).

  • Limpieza de la zona de obra.

Revestimiento:
A elegir entre más de 20 modelos de nuestra amplia gama.

Cambiar bañera por ducha, una sabia decisión

Hay momentos en la vida en los que disponer de una bañera en casa es gran utilidad, por ejemplo, cuando se tienen niños muy pequeños a los que hay que ayudar a asearse. Pero también es cierto que hay otros momentos, mucho más prolongados, en los que la mejor decisión que se puede tomar es cambiar bañera por ducha.

Cuando ya se tiene una cierta edad, la altura de una bañera puede convertirse en un obstáculo casi insalvable que supone mucho más que una incomodidad. A veces puede entrañar un verdadero riesgo para personas cuya agilidad ya está bastante mermada.

Cambiar bañera por ducha, cuestión de espacio

La seguridad es un aspecto importante a la hora de decidirse a cambiar la bañera, pero no es el único motivo. Realmente, hoy en día no hay mucho tiempo para disfrutar de un baño relajante. Lo más habitual es darse una ducha y casi siempre rápida.

Las bañeras no solo están infrautilizadas, son elementos que además ocupan un espacio precioso en cuartos de baño que casi nunca hacen gala de muchos metros cuadrados. Para quien no está acostumbrado, hacerse a la idea de la amplitud que se gana sustituyendo la bañera por un plato de ducha puede ser difícil, pero una vez hecho el cambio no hay quien no se alegre de haber tomado la decisión.

Además, hay que abandonar la falsa idea de que las duchas son pequeñas, en absoluto. La gran mayoría ofrecen en su interior un espacio más que suficiente, incluso, para poder instalar barras de apoyo o asientos abatibles para personas con dificultades motoras.

Cambiar la bañera, un trabajo sencillo

El cambio de bañera por ducha, por otro lado, no entraña ninguna dificultad: ni es necesario hacer grandes obras, ni cambiar por completo los azulejos del baño y tampoco hay que modificar sustancialmente la fontanería.

En apenas unas horas de trabajo se puede disfrutar de un cuarto de baño casi nuevo y mucho más espacioso. Pero aún hay otro aspecto que resulta especialmente atractivo: cambiar bañera por ducha es, además de rápido, muy asequible.